CASA DE OFICIOS Y CABALLEROS

 

    Ocupan el lateral occidental de la plaza de la Mariblanca a la que abren sus bellos sopórtales.

    Su función era la del mantenimiento y administración del Real Sitio y alojamientos del sequío, especiales en época de jornadas Reales.

    Ambas construcciones aparecen unificadas hacia la Plaza de San Antonio, aunque responde a distintos momentos. La Casa de Oficios fue proyectada por Juan Herrera (1584), prolongándose su construcción durante el siglo XVII.

    Estas fases no concluyen hasta el siglo XVIII, periodo en el que da fin a la Casa de Caballeros (1767), sobre los planos de Gómez de Mora (siglo XVIII), bajo la dirección de Santiago Bonavia y sus sucesores Marquet y Serrano.

 

CASA DE EMPLEADOS

 

    Destinada a alojamientos de los empleados de mayor categoría en el Real Heredamiento, en tiempos de Carlos III (1786). Con la creación de los ayuntamientos Constitucionales en 1835, pasa a convertirse en casa Consistorial.
    Situado en la calle Stuart, preside la cuidada y frondosa plaza de la constitución y el monumento a Alfonso XVII, luce un hermoso reloj centenario instalado durante las ferias de septiembre de 1889.
    La reciente rehabilitación ha mantenido los elementos de la fachada acordes con la arquitectura ribereña: organización funcional de las alturas, simetrías de vanos y alternancia de materiales (ladrillo y piedra).

 

PALACIO DE MEDINACELI

 

   Ocupa toda una manzana (Calle Capitán, Gobernador, Rey y Abastos. Edificio civil construido por los Duques de Medinaceli 1773, para la residencia y servicio de la familia. Conocido como Casa de Carmena.
    Es de estilo neoclásico y responde al modelo palatino de Aranjuez; arquitectura sencilla con escasa ornamentación, solo subrayado por el acceso adintelado, que conduce a un patio interior a través de un interesante zaguán.
    Se adapta al modelo de manzana del casco antiguo, de crujías distribuidas en torno a un patio cuadrado, caballerizas traseras y con un espacio ajardinado en la parte posterior.
    Hoy esta dividido en viviendas.

 

CASA DE INFANTES

 

    Edificio civil, encargado por Carlos III a Juan de Villanueva, para alojamiento de los Infantes Gabriel y Antonio.
 
  Sigue las premisas del siglo XVIII en cuanto a la desornamentación arquitectónica y la funcionalidad. Se concibe como espacio integrado a la plaza, con la uniformidad que proporciona el sistema de arquerias, y constituye un ámbito semiurbano y de conexión entre el casco histórico y el núcleo en torno a palacio.
   Construida por Serrano en 1772 para alojamiento de las familias de los hijos de Carlos III, esta situada en el lateral oriental de la plaza de la Mariblanca y frente a la de Caballeros.

 

CORRALAS TÍPICAS

 

 

   Las llamadas casas de corredor o corralas se adaptan a un modelo también presente de la arquitectura palatina (XVIII-XIX). Aparecieron como solución a los problemas de carencia de vivienda y espacio constructivo que tenía limitado su ampliación. Sus orígenes los encontramos en la inmigración de nobles, funcionarios, religiosos y artesanos.
    A continuación de una fachada como las del resto de la calle y tras un portalón, se esconde un patio interior de vecinos, organizado en dos o tres alturas con pórticos corridos, núcleo de la vida social volcada en un espacio privado, compartido por el vecindario. 
    En ocasiones los transeúntes desconocen que tras la fachada podemos encontrar una típica corrala.
    En ellas perduran las reglas constructivas de Villanueva: idéntica altura en toda la manzana, cubiertas de igual pendiente, sencillos balcones repetitivos, grandes portones de entrada a cada finca.
    Arquitectónicamente una corrala es una construcción que no siempre mantiene las mismas formas, pero lo que nunca varia son sus dos elementos centrales:el patio y el corredor o pasillo que posibilita la entrada a las pequeñas viviendas y el cual rodea al patio interior. Predomina la funcionalidad y el equilibrio de volúmenes.
    El patio y el corredor eran los espacios donde se desarrollaba la vida comunitaria, tradicionalmente, por ser paso forzado para llegar a las viviendas y también por ser un lugar donde los vecinos compartían, el cuarto de baño, el lavadero, los postes para tender la ropa, la fuente etc. En un espacio tan reducido era inevitable que las relaciones vecinales fueran mucho más fuertes de lo normal.

 

CASA DEL GOBERNADOR

 

 

   Carlos IV encargó a Juan Villanueva el proyecto de construir una casa para vivienda del gobernador del Sitio y establecimiento de los oficios de Contaduría, Tesorería y Escribanía. Alberga las oficinas administrativas del Real Sitio.
  
Es obra de arquitectura bien construida, proporcionada y sin ornamentos.En ella aparecen los elementos característicos de la arquitectura vilanovina; vanos adintelados y portadas sencillamente destacadas, con escasez de elementos decorativos.
   Horizontalidad y predominio de la función sobre el ornamento. Actualmente alberga dependencias universitarias.

 

ESTACIÓN DE FERROCARRIL

 

 

    La estación de Aranjuez o desembarcadero de Aranjuez, estaba situada junto al Palacio Real y cercana a las quintas del duque de Valencia y del propio marqués de Salamanca.

   Tenía la misma disposición y dependencias que la de Madrid, con la salvedad de que la puerta central de entrada al andén de cabeza, era mayor para permitir el paso de un tren. Contaba con seis cambios de vía, cinco plataformas para carruajes y tres para locomotoras. Las instalaciones principales de tracción se encontraban aquí, donde la cochera tenía capacidad para ocho locomotoras. Poseía además un taller para la reparación de máquinas.
   Esta estación, como las de Pinto y Madrid, poseía un gran depósito de agua instalado a una altura conveniente para abastecer las máquinas, con una bomba de agua de tres cuerpos, que se ponía en movimiento con unas pequeñas máquinas de vapor fijas, con fuerza de cuatro caballos.
  
  Hacia los años ochenta hubo algunos proyectos para construir una nueva estación pero por problemas burocráticos se paralizó la reforma. En 1908 se instaló, de manera provisional, un mecanismo junto a la vía del triángulo para facilitar el servicio de expresos que funcionaban desde 1900.
   En 1915 resurge el proyecto de edificar una nueva estación para Aranjuez, sin embargo las obras no llegan hasta el año 1923. En este año y con cargo a la Caja Ferroviaria se levanta un edificio de nueva planta. Esta nueva estación, que cambió de emplazamiento y que hoy continua en servicio, es un edificio de lujo de estilo Neomudéjar, realizado en fábrica de ladrillo con doble planta y destaca su imponente vestíbulo de alto techo con un bello artesonado luminoso del que cuelgan cinco lámparas anulares de hierro forjado.  
    Durante la Guerra Civil el ejército republicano habilitó en la estación un Taller de Trenes Blindados. Tras la guerra, la estación, como otras muchas presentaba un estado lamentable y hubo de hacer arreglos en la mayoría de las instalaciones.En 1989-90, con motivo de las obras de remozamiento efectuadas, quedaron al descubierto en el paso inferior de los andenes una serie de azulejos, salidos del taller cerámico de Marigliano (Madrid), que alicataron el referido pasadizo...de entonación Talavera, posee las siglas entrelazadas de MZA."
    Según se refleja en la "Memoria de la nueva estación de viajeros y estación de clasificación y de mercancías de Aranjuez" de 6 de marzo de 1926, se realizaron dos proyectos de reforma y ampliación, uno, el de vías de clasificación y transbordo y nuevo recorrido, y otro el de nuevas instalaciones de mercancías, aprobados por la 3ª División el 5 de septiembre de 1922 y 4 de julio de 1923, respectivamente, en cuya liquidación parte de las obras ejecutadas fueron realizadas por la propia compañía MZA por gestión directa por un valor de 1.098.553,57 ptas. y parte por concurso adjudicadas al contratista Fernando Pedroso, por R.O. de 12 de noviembre de 1926, por un valor líquido de 80.059,78 ptas.
   Tras la inauguración de este nuevo edificio y hasta ahora, la estación alberga cada día los trenes cercanías y cada fin de semana de mayo a septiembre la máquina de vapor de El tren de la Fresa.

 

IGLESIA DE SAN ANTONIO

 

   Proyectada por los arquitectos Isidro González Velázquez y Santiago Bonavia en el siglo XVIII.
   
Tiene su origen en un oratorio que Felipe IV mando habilitar como provisional debido a la poca capacidad de la Capilla Real que solo tenía dos altares. Fue también utilizada como cuartel por las tropas napoleónicas.

   Se integra en la formación de la plaza de San Antonio, centro neurálgico de Aranjuez y conocida tradicionalmente como la plaza de la Mariblanca, primera de las iniciativas de la expansión urbana del Real Sitio.

   Se concibió como capilla real, ocupando el punto de fuga de la plaza y asimilándose a un sistema de arquearías que articulan el gran espacio, mediante un juego de curvas y contra curvas.
    Se encuadra en un urbanismo cortesano donde la influencia italiana es patente, debido en gran parte al autor del proyecto. A esta influencia responde su concepto de planta circular centralizada, subrayada por la cúpula.

 

PLAZA DE TOROS

 

 

    Se trata de uno de los coliseos taurinos más bellos y antiguos de cuantos hay en España, Francia, Portugal e Hispanoamérica, que viene a constatar la enorme afición a los toros que, desde tiempos remotos, arraigó en esta regia población Madrileña.Construida por Carlos IV en 1796 sobre la anterior, que databa de 1760. Inaugurada el 14 de mayo de 1797.
Con sus mas 200 años es una de las pocas plazas de toros que quedan en pie del siglo XVIII, compartiendo esta singularidad, con construcciones tan notables como la Maestranza de Sevilla o la de Ronda.
   
En efecto, a mediados del siglo XVIII, cuando comenzaban a construirse las primeras plazas de toros permanentes (en pleno arranque de lo que empezaba a ser la corrida de toros organizada y reglamentada), los vecinos de Aranjuez se adelantaron a casi todas las capitales de provincia y levantaron su primer coliseo taurino estable. Las obras, iniciadas en 1760, concluyeron en 1761, año en el que se inauguró esta primera plaza, cuya vida habría de ser muy breve, ya que no llegó a alcanzar el siglo siguiente.
    Empieza siendo una empresa de la corona, que paga los primeros gastos y la restauración en el siglo XIV, para después a ser financiada por el famoso Marques de Salamanca.
    Catalogada como Monumento Histórico Artístico, presenta una complejidad en su concepto, derivada de las distintas intervenciones que sufriría desde su construcción a finales del siglo XVII hasta nuestras fechas.
La plaza de Aranjuez viene definida por la alternancia política y los cambios de litulavidad producidos en el siglo XIX.
    De este modo por una parte conoce momentos de abandono y ruina, coincidentes con la guerra de Independencia, la minoría de edad de Isabel II o el Sexenio Revolucionario. Pero también participa de una alterna secuencia de reformas, a partir de 1797 como las de 1809 y reconstruida en 1829 ,restaurada de nuevo en 1851 y 1881, esta ultima, fecha en que tiene lugar una corrida presidida por Alfonso XII, 1908, que coincide con esos momentos de búsqueda de un esplendor perdido.
    Momentos protagonizados respectivamente por Fernando VII, Isabel II y Salamanca, prototipos de nuevo poder burgués, del Ayuntamiento, que recoge anhelos de un pueblo que va adquiriendo conciencia de municipio, los de la propia Corona de un ultimo esfuerzo por recuperar al significado del Real Sitio, en el periodo de nuestra Historia conocido precisamente como el de la Restauración Monárquica.
    Esta plaza nueva, inaugurada el día 14 de mayo de 1797, fue construida a imagen y semejanza (aunque en proporciones más reducidas) de la plaza de toros con que, a la sazón, contaba la capital de España, coso ubicado entonces junto a la Puerta de Alcalá. Es de planta circular, a excepción de un saliente rectangular que da cabida a los corrales. Se encuentra emplazada en la prolongación de las calles del Gran Capitán y del Almíbar, y, en la actualidad, presenta un aforo capaz de dar albergue a algo más de nueve mil quinientas personas.
    A finales del sigo XVIII y, sobre todo, a comienzos del siglo XIX, gracias a la enorme afición taurina de que hacía gala el rey Fernando VII, el coso de Aranjuez se convirtió en uno de los más destacados del planeta de los toros, por la importancia de los toreros y las ganaderías que se anunciaban en sus carteles. Pero en 1809 fue destruido por un voraz incendio, y no fue levantado de nuevo hasta diez años después. En efecto, en 1829, por orden del mencionado Fernando VII, el Real Patrimonio reconstruyó por completo este coliseo y cedió su propiedad al Ayuntamiento de Aranjuez, que a partir de entonces se hizo cargo de la gerencia y la conservación del edificio.
    En 1851 se consideró imprescindible someter todo el edificio a una completa restauración que, una vez finalizada, aconsejó reinagurar la plaza con una corrida solemne, como si se tratara de una construcción totalmente nueva. En aquel cartel "inaugural", para dar cuenta de tres morlacos pertenecientes al hierro de don Justo Hernández y a otros tres marcados con la señal de don Diego Barbero, hicieron el paseíllo el espada sevillano Juan León ("Leoncillo"), el Coletudo Bejarano Julián Casas ("Salamanquino") y el matador cordobés Antonio Luque González ("Camará").
    Treinta años después se volvieron a efectuar unas reformas tan importantes que, tras su conclusión, dieron lugar a otro "estreno" oficial de la plaza. Corría el año de 1881, fecha en la que volvieron a inaugurar este coliseo taurino de Aranjuez el diestro algecireño José Lara ("Chicorro"), el maestro Toledano Angel Pastor Gómez, y el genial "califa" cordobés Rafael Molina Alonso("Lagartijo"). En aquella ocasión, en la que se jugó un encierro procedente de las dehesas del marqués viudo de Salas, presidió la corrida el rey Alfonso XII, renovando con ello la antigua hermandad que en Aranjuez vincula la tradición taurina con la monárquica.
    El día 30 de mayo de todos los años, festividad de San Fernando, en esta plaza de toros de Aranjuez se celebra un importante festejo taurino, que suele contar con las principales figuras del momento y con el ganado bravo que está en mejores condiciones. Tan señalada es esta corrida que en la plaza de toros Monumental las Ventas (Madrid), donde por esas fechas aún se celebra el ciclo de festejos de la Feria de San Isidro, se programa para dicho día 30 un espectáculo menor (generalmente, una novillada), para que los muchos aficionados de la Corte que gusten de desplazarse a Aranjuez no se pierdan una corrida de toros de su abono isidril.
    Además, Aranjuez celebra su propia feria taurina en el mes de septiembre, coincidiendo con las fiestas que conmemoran el famoso Motín en el que todo el pueblo asaltó el palacio de Godoy; para dar mayor realce histórico a esta conmemoración, se incluye en el programa una corrida Goyesca, que, a la singularidad característica de todas las de su género Tauromaquia, en el capítulo titulado "Festejos taurinos", el apartado dedicado a las "Corridas Goyesca"), añade la particularidad de que el público asistente también suele haberse ataviado a la usanza de finales del siglo XVIII.
    Hoy en día se traduce en una plaza conformada por un anillo exterior que se corresponde, salvo en su enfoscado, con el proyecto inicial de 1797, tanto en planta, como en la disposición de galerías, anexos y accesos. En el interior, la disposición de galerías y tendido también habla del coso de Carlos IV. El palco conserve vestigios de 1797 y 1829, que aunque el aspecto actual corresponde a 1908. Los elementos de madera, sucesivamente restaurada, serán otras de las formas originales que pervivan desde 1797, excepción hecha del tendido, donde la piedra sustituirá a la madera en 1908.
    Así la esencia de la arquitectura dieciochesca perdura en la plaza de Carlos IV esencia que a su vez deudora del otro coso que la antecedía, el de Carlos III. La segunda de las plazas no es si no la continuidad de la primera, pero su más prolongada vida hace que conozca otros cambios acordes con el siglo XIX. No obstante ambas responden a una misma tipología, o mejor dicho, son paradigmas de un modelo que hará fortuna, plenamente consolidado en el paso de siglo XIX al XX.
    La plaza de toros de Aranjuez, no comprende el margen de su papel en el entramado urbano. Dos son las premisas consideradas en su ubicación. La primera, la elección de las afueras, mas allá de la retícula. La segunda, en absoluto contradictoria, la conexión establecida entre el edificio y la ciudad mediante los recursos visuales de la perspectiva y el mantenimiento de una escala proporcionada. El coso queda así deliberadamente integrado en la población, a través de un correcto dimensional y de la elección de un lugar que garantiza el protagonismo que le corresponde en el conjunto urbano.

 

COCHERAS DE LA REINA MADRE

 

    Edificio civil construido por Fernando VI (1758) para caballerizas de su madrastra Isabel de Farnesio. También llamado Palacio de la Reina Madre. 
    E
ncargado a Jaime Marquet, albergó las cocheras reales, fue posteriormente convertido en oficinas de la Real Yeguada y en Colegio María Cristina. Es reconstruida por González Velázquez a partir de 1814. Se organiza mediante crujías en torno a dos patios.
    Al exterior mantiene el modelo de grandes vanos dispuestos simétricamente en altura, y subrayando mediante impostas la horizontalidad del urbanismo de Aranjuez.
    Desde 1992 es Centro Cultural y sede de la Universidad Felipe II, con auditorio, biblioteca, archivo, sala de exposiciones, universidad popular, aulas, oficinas y delegaciones municipales.

 

TEATRO REAL

 

    Ordenado construir por Carlos III, al arquitecto Jaime Marquet en 1769. Durante el siglo XIX y XX sufrió varias modificaciones que desvirtuaron su aspecto inicial.
    Su fachada reconoce una organización rematada con frontón, utilizando elementos de tradición clásica.
    Estaba dedicado a la representación de comedias y tragedias españolas y óperas italianas. El edificio, realizado ex profeso, asume la función de un teatro anterior albergado en el propio Palacio Real.
    En 1876 el rey Alfonso XII cederá su usufructo al municipio. Actualmente se encuentra en reconstrucción.

 

CONVENTO DE SAN PASCUAL

 

    Imponente edificio construido por orden de Carlos III (XVIII), esta ejemplar obra se alza frente al hospital de San Carlos, y fue realizada por el arquitecto, Francesco Sabatini, entre los años 1765-1770.

    En la fachada neoclásica, terminada en dos torres, destacan el juego de columnas y pilastres, y el frontón que la corona.

    Su lenguaje es clasicista, próximo a los principios del barroco italiano. Su elemento mas destacado es la iglesia, de planta de cruz latina con capillas en la nave principal y brazos de cruceros poco acusados. Se complementa con dependencias conventuales, organizadas en los patios y con la huerta en la parte posterior.

    La iglesia es actualmente parroquia. El colindante convento es clausura de Concepcionista Franciscanas.

 

IGLESIA DE ALPAJES

 

 

   Edificio religioso construido por Cristóbal Rodríguez de Xarama, en fechas anteriores a la traza del casco urbano en el siglo XVIII. Era la antigua parroquia de Alpajés (poblado medieval más antiguo que Aranjuez) finalmente absorbido por este.
     La Iglesia Alpajés fue la primera del sitio (1681), aunque remodelada interiormente por Bonavia.En su diseño interior trabajaron Santiago Bonavía y Alejandro González Velázquez.
    Responde a una arquitectura clasicista encuadra en la escuela Madrileña, basada en el juego de ladrillo visto y piedra blanca de Colmenar en su exterior. La fachada se realza mediante el elemento heráldico del escudo de Carlos II con el Toison y la disposición superpuesta de acceso y vano a los pies para iluminación de la nave. Plante de cruz latina, con escaso desarrollo de los brazos del crucero, inspirada en el modelo de II Gesú (Roma).
   Actualmente es parroquia, con culto a Nuestra Señora de las Angustias, patrona de Aranjuez.

 

CORTIJO DE SAN ISIDRO

 

 

   El Cortijo de San Isidro lo componen varias dependencias y un vasto terreno de cultivo creado en época de Carlos III como modelo de explotación agrícola. El rey intentaba combinar la política agraria de la ilustración, con el afán de la época de acercamiento a la naturaleza. Así encargo a sus ministros, Grimaldi y Floridablanca, un Real Cortijo con algo mas de 530 fanegas de tierra  donde poder experimentar y explotar agrícolamente el terreno.
  De este Real Cortijo subsiste los edificios principales, la casa Grande, la Bodega, la cueva y la capilla.El conjunto tal vez trazado por Marquet, en una primera intervención, fue levantado por Manuel Serrano, en la década 1770, a quien le sucedió Manuel Oliva.
  Carlos III como gobernante ilustrado realzo reformas para llevar a estas estancias rusticas el ordenamiento y belleza de un jardín y un cenador. Sin embargo, aunque se conservan los planos, nunca llego a hacerse, pues sobrevino la muerte del rey y su sucesor Carlos IV, no participaba de su interés por las posesiones agrarias.
   La Iglesia que domina la obra estaba dedicada a San Isidro y fue consagrada en 1789. Se construyo a causa de la estrechez que sufría los gañanes, empleados y peones que acudían al oratorio del Cortijo:     ” Con este motivo se mando fabricar una ermita en medio de la casa y la bodega, con advocación a San Isidro Labrador, Patrón de Madrid, de sólida fabrica y una nave con su cúpula y frontispicio de orden dorio, donde todos los años se celebra la conmemoración del Santo día 15 de mayo, asistiendo el cura y capellanes de Alpajes, dice Álvaro de Quindos ".
   Según los contemporáneos, era esta explotación un establecimiento magnifico aunque poco recomendable, tanto que, hacia 1795, se le cede a Godoy a cambio de posesiones de la Florida, en Madrid.
   Tres años mas tarde volvió  de nuevo a trocar esta posesión por las  de la Albufera, en Valencia.
   A pesar de su corta a estancia, el nombre de Casa Godoy perdurara en el lugar.
  A nuestros días ha llegado al Cortijo con numerosas modificaciones pues paso sucesivamente de un arrendamiento a otro con ampliaciones de terreno y, finalmente,  enajenador a bienes de la Corona en 1870 con la I Republica.
  Cambio de manos hasta que, tras la guerra, fue adquirido por el instituto Nacional de colonización.
  Desapareciendo en esos años 40 las tapias, los corrales, los molinos y el lagar, construyendo dentro del perímetro del Cortijo un poblado de colonización con su arquitectura característica.Al igual que el Cortijo de San Isidro otros establecimientos de carácter agropecuario se establecieron en Aranjuez como propiedades reales. Por una parte, dedicadas a la explotación agrícola propiamente dicha al igual que el Cortijo como Casa de vacas o finca el Deleite. Por otra parte, dedicadas a la cría caballar, como las casa de Sotomayor, Villamejor, y la Flamenca.

 

MERCADO DE ABASTOS

 

 

    Obra del arquitecto Enrique Sánchez Sedeño, realizada por iniciativa municipal. Esta obra, introduce el vocabulario formal de un nuevo material como el hierro, y interpreta el uso del ladrillo y piedra (de colmenar) tan característicos de la arquitectura de Aranjuez, y siguiendo una tradición hispana.    

      Pero en igual medida mantiene la continuidad modular y volumétrica del conjunto urbano del siglo XVIII, sometiéndose a su escala. Los cajones del mercado, dispuestos perimetralmente, definen un espacio abierto al interior.    
     L
a edificación del mercado de abastos a fines del siglo XIX (1891-1895) y recientemente restaurado, termina de conformar la Plaza de la constitución, con un ultimo elemento, la escultura de Alfonso XII que centra la plaza, espacio publico plenamente decimonónico tanto en su tipología arquitecta, como en su denominación y uso.
    Es el primer edificio de promoción y titularidad municipal. Atiende a una demanda comercial, derivada de la tradición agrícola y la ubicación de Aranjuez como cabeza de comarca

 

HOSPITAL DE SAN CARLOS

 

    Edificio civil construido por orden de Carlos III, bajo la dirección de Manuel serrano (1776) fue ampliadocon gusto decimonónico hasta la calle Capitan en tiempos de Isabel II. Situado en la calle la Concha, destinado a hospital de empleados reales y residentes en el real sitio. Arquitectura de servicios funcionales organizada en dos patios, correspondiendo el posterior a la época de Isabel II, con la conclusión de galerías de convalecientes.
   Como elemento decorativo destaca la sencilla fachada de ladrillo, una interesante portada donde se produce el juego y superposición de frontones curvos y triangulares que remata un frontón triangular inscrito en un arco de medio punto.
    E
n la actualidad, el Hospital San Carlos funciona como sede de diversas dependencias municipales y acoge los fondos del Archivo Histórico de Aranjuez.

 

PALACIO DE GODOY Y OSUNA

 

   Edificios civiles utilizados como residencia, el primero del ministro de Carlos IV, Manuel Godoy, y el segundo del Ducado Osuna.
    Forman una manzana completa: el palacio de Osuna dividido en viviendas y en desigual estado aunque conserva curiosos patios y jardines traseros; y el palacio de Godoy, residencia del favorito de Carlos IV y testigo importante de los sucesos del motín.

    Posteriormente fue establecimiento hostelero (Hotel Pastor) y Colegio de la congregación religiosa de la Sagrada Familia en la actualidad.Arquitectura palatina definida por la funcionalidad, el recurso a dinteles y frontones para resaltar los vanos y el empleo como único ornato de fachadas destacadas con balcón en la parte superior.
   Se prescinde, como en otros palacios de decoración heráldica que hace referencia al status de los propietarios. El máximo interés se concentra en los accesos y la disposición interna de los patios.
    En este lugar se escenifica el "Motín de Aranjuez" hecho histórico que concluyo con la abdicación del Rey Carlos IV en su hijo Fernando VII.

 

 

 


EN ESTE PORTAL ADEMÁS PUEDE ENCONTRAR: Hoteles en Aranjuez. Restaurantes en Aranjuez. Casas rurales en Aranjuez. Alojamientos de Aranjuez. Aranjuez en el mundo. Cafeterías de Aranjuez. Heladerías de Aranjuez. Churrerías de Aranjuez. Tiendas en Aranjuez. Guía hotelera de Aranjuez. s en Aranjuez. Tabernas en Aranjuez. Moda en Aranjuez. Novias en Aranjuez. Hostales en Aranjuez. Bares de copas de Aranjuez. Comer en Aranjuez. Bares típicos de Aranjuez. Discotecas en Aranjuez. Restaurantes de Aranjuez. Turismo activo en Aranjuez. Casino Aranjuez. La noche en Aranjuez. Turismo en Aranjuez. Información turística de Aranjuez. Cultura de Aranjuez. Hoteles económicos en Aranjuez. Hoteles con encanto en Aranjuez. Información alojamientos en Aranjuez. Guía turística de Aranjuez. Tren de la fresa Aranjuez. Ver Aranjuez. Salones de bodas de Aranjuez. Guía de ocio de Aranjuez. Cenar en Aranjuez. Fotos de Aranjuez. Imágenes de Aranjuez. Patrimonio de Aranjuez. Guía de salud de Aranjuez. Comercios en Aranjuez. Noticias de Aranjuez. Teléfonos de interés de Aranjuez. Patrimonio turístico de Aranjuez. Turismo por Aranjuez. Rutas por Aranjuez. Tablón de anuncios Aranjuez. Opiniones ciudadanos de Aranjuez. Notas Ayuntamiento de Aranjuez. El tiempo en Aranjuez. Farmacias de Aranjuez. Ópticas en Aranjuez. Huertas de Aranjuez. Que ver en Aranjuez. Aranjuez Jardines. Historia de Aranjuez. Casa de Marinos de Aranjuez. Jardín del Parterre de Aranjuez. Jardín de Isabel II de Aranjuez. Edificios históricos de Aranjuez. Guía de Hoteles de Aranjuez. Aranjuez Madrid. Guía de alojamientos de Aranjuez. Plano de Aranjuez. Entorno de Aranjuez. Horarios monumentos de Aranjuez. Horarios jardines de Aranjuez. Tarifas monumentos de Aranjuez. Guía de restaurantes de Aranjuez. Aranjuez turismo. Jardín de la isla de Aranjuez. Jardín del príncipe de Aranjuez. Casa del Labrador Aranjuez. Aranjuez Turístico. Jardines de Aranjuez. Monumentos de Aranjuez. Palacio Real de Aranjuez


           

© www.aranjuez.com (1998-2014) - AGA Internet, S.L. - avd. Andalucía, 132 - 28300 ARANJUEZ (Madrid) - informacion@aranjuez.com